COMPEED CALLOSHIDROCOLOIDE T- MED 10 U


COMPEED CALLOSHIDROCOLOIDE T- MED 10 U

N.º de producto: 324558

En existencias

5,45


USO EN ALERGIAS
ALERGIA AL LATEX
Este producto no contiene látex.
DESCRIPCION
Los callos son una hiperqueratinización localizada, con un núcleo más
denso en parte superior y lados de los dedos del pie (frecuente en
articulaciones), muy dolorosos si presionan terminaciones nerviosas. Se
originan por un calzado inadecuado, por el roce y presión sostenidos, en
zonas que no soportan el peso del cuerpo. Aparece enrojecimiento de la
piel, con sensación de escozor y picor. Si el roce persiste, se forma una
dureza que acaba convirtiéndose en un callo. La mejor forma de prevenir la
aparición de los callos es eliminar la causa de la presión o roce, y por
tanto es indispensable el uso de calzado cómodo y apropiado.
MODO DE EMPLEO
Aplicar sobre la piel limpia y seca. No utilice cremas ni limas. Coloque
el producto en medio del callo, evitar el contacto con el adhesivo. Los
extremos del apósito deben quedar bien fijados sobre la piel.
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
Los pacientes diabéticos deben consultar a su médico antes de utilizarlo.
No aplicar sobre heridas infectadas. No reutilizar para evitar
infecciones. Nunca cortar el apósito. Los restos de adhesivos se eliminan
fácilmente con un poco de alcohol, considerando las instrucciones de cada
tejido.
ACCION Y DESCRIPCION
Actúa como una segunda piel que mantiene el equilibrio natural de la
humedad (protege frente a la fricción y la presión, alivia el dolor de los
callos, hidrata y suaviza el callo). Consta de un gel activo que mejora la
hidratación. Permanece en su lugar más de 24 horas pudiendo variar de unas
personas a otras. Marcado CE. ON: 0459. Clase IIa, no estéril.
OTROS
Los callos son una hiperqueratinización localizada, con un núcleo más
denso en parte superior y lados de los dedos del pie (frecuente en
articulaciones), muy dolorosos si presionan terminaciones nerviosas. Se
originan por un calzado inadecuado, por el roce y presión sostenidos, en
zonas que no soportan el peso del cuerpo. Aparece enrojecimiento de la
piel, con sensación de escozor y picor. Si el roce persiste, se forma una
dureza que acaba convirtiéndose en un callo. La mejor forma de prevenir la
aparición de los callos es eliminar la causa de la presión o roce, y por
tanto es indispensable el uso de calzado cómodo y apropiado.
Examine esta categoría: Pies