Imprimir

Decálogo Farmacéutico

Decálogo Farmacéutico

I.- ESTUDIA

pues los conocimientos adquiridos en tu carrera universitaria son el fundamento de tu saber. Permanece vigilante a los avances de las ciencias que afectan a tu profesión.

II.- TRABAJA

y sé constante en tus afanes al servicio de la Sanidad y del público.

III.- TEN PACIENCIA

en la preparación y dispensación de los fármacos y de modo general en todos los actos profesionales.

IV.- LOGRA

la preparación y entrega del medicamento y vigila atentamente la ejecución de todos los actos que no efectúes personalmente.

V.- GUARDA

el secreto profesional y abstente de discutir en público, especialmente en tu oficina, asuntos relacionados con las enfermedades de los clientes y sus tratamientos.

VI.- TRIBUTA

el respeto de jerarquía a tus superiores y con tus compañeros, practica la lealtad y solidaridad entre ellos, la mutua ayuda y asistencia de los deberes profesionales.

VII.- ESTABLECE

el orden de los servicios al público. Debes comportarte con igual desvelo hacia todos los enfermos, tienes el deber dentro del límite de tus conocimientos para socorrerle en peligro inmediato, si no hay posibilidad de proporcionarle atención médica.

VIII.- NO ACCEDAS

o favorezcas, por consejo o por acto, prácticas contrarias a las buenas costumbres. Como tampoco hacer actos de competencia o ventaja que la Ley no lo haya explícitamente concedido.

IX.- EJERCE

con la máxima pureza. Cumple todo lo que la Ley dicta. Pero ten en cuenta que existe un Código de HONOR que, aunque no esté escrito, tu conciencia lo conoce.

X.- AMA A TU PROFESIÓN

siéntete digno de ella y considera a mayor honra el ejercerla, para que todos los que te rodean te estimen como un buen profesional y si en tu familia alguno te pide consejo sobre su destino, considera un honor proponer que tu hij@ sea farmacéutic@